El porteo del bebé

A lo largo de la historia, desde la prehistoria hasta la actualidad los seres humanos hemos llevado a nuestros hijos pegados al cuerpo porteándolos a través de pañuelos, mochilas portabebés o los mei tai en la actualidad, por lo que pienso que es una forma de llevar a nuestros hijos más que comprobada en el tiempo, a la vez que beneficiosa por tres razones.
La ventaja más notable es que quedan las manos libres para poder desarrollar otras actividades, y a su vez los bebés disfrutan del calor de los papás y se sienten seguros.

4 beneficios que harán portear a tu bebé


  1. Creamos un vínculo entre nosotros y  nuestros hijos, van muy felices cuando les llevan a todas partes  en contacto directo con el porteador.
  2. Suelen llorar menos al estar pegados a nosotros todo el tiempo y a la vez poder ir viendo diferentes cosas, les tiene entretenidos. Hay numeroso estudios que indican que los bebés que son cogidos en brazos lloran mucho menos.
  3. Comos os he comentado antes. Nos proporcionan libertad de movimientos para realizar casi cualquier tipo de tarea tanto doméstica, como cualquier otra de la vida cotidiana.
  4. Al estar en contacto con el bebé, la mamá o el papá nota rápido cualquier necesidad del pequeño, pudiendo satisfacerlo con mayor rapidez.

4 tipos de método de porteo


Hoy en día, hay diferentes tipos de métodos de porteo, como son el pañuelo o fular, la mochila portabebé y el mei tai. Por mi experiencia la mejor hoy en día es la mochila portabebés porque en épocas de calor es la más fresquita junto con el mei tai, es más fácil y rápida de poner.
 Pero en general los distintos tipos de porteo tienen en común una serie de ventajas como: la funcionalidad (no tenemos que llevar el carrito de coche, donde hay sitios con mucha gente o donde es difícil subir con el cochecito como el autobús, metro, etc.), eficacia (podemos realizar las tareas domésticas, mirar el correo, etc.), comodidad para nosotras/os (suelen llorar menos nuestros hijos al portearlos con las mochilas) y crea un vínculo de unión muy fuerte.

Os voy a comentar las diferentes formas de porteo:

1. Mochilas portabebés con una estructura de plástico o metálica: este tipo de mochilas es muy recomendado para hacer excursiones o senderismo. Tienen una estructura sólida de plástico o incluso metálica, en la cual nuestro bebé va sentado disfrutando del paseo viendo todo igual que nosotros: debe tener un cinturón o arnés de seguridad para que el bebé no se caiga o intente saltar.

También os aconsejo que sea lavable, con las asas ajustables y acolchadas, resistente al agua. Con ayuda lumbar para ayudar a distribuir el peso hacia la cadera. Suelen tener una larga vida útil que va desde los seis meses hasta que pesan unos 20 kg o tres años .

Las mochilas portabebés , por mi experiencia, nos ayudan y arreglan bastante la vida con nuestros hijos, pero debemos tener en cuenta unas serie de factores o recomendaciones cuando llevamos a nuestros hijos en ellas:

-Riesgo de lesiones: el cuello del bebé es bastante frágil al principio, con lo cual deberemos tener especial cuidado de no moverles demasiado brusco o fuerte, y que su cabeza vaya bien fijada a nuestro pecho (en estas mochilas portabebés vienen unos accesorios para que su cabeza vaya más ajustada y segura a nuestro pecho).

Os recomiendo, que aunque queramos correr con ellos, llevándolos en las mochilas, es una muy mala idea e incluso muy peligrosa. Podremos ir con ellos a correr en su carro de paseo con un arnés para que se sujeten y no se vuelquen. Una recomendación muy importante es que cuando llevemos cualquier tipo de mochilas, pañuelos no deberemos agacharnos doblando la cintura, sino las rodillas, porque podría caerse nuestro bebé.

-Limitar su visión: tenemos que tener en cuenta el tiempo que llevamos a nuestros bebés en las mochilas, porque puede que no vean nada, que siempre estén en nuestro pecho sin poder estimular su visión y percepción del mundo que les rodea, que es bastante importante.

Mi recomendación como os comenté al principio son las mochilas que tienen distintas posturas tanto para que nuestros hijos vayan al principio pegados a nuestro pecho hasta que tengan más fuerza en su cuello, como la posición de frente a la marcha, en la cual pueden ir disfrutando de todo lo que ven (podréis observar su cara, su sonrisa incluso sus carcajadas). Así como, la posición de la espalda, ya cuando sepan sentarse, podrán disfrutar del camino o del paseo y tu espalda sufrirá menos.

-Demasiado calor: debemos observar sobre todo, en épocas de mucho calor, o si vivís en climas tropicales o muy calurosos que vuestra mochila sea de tejidos hechos con materiales transpirables, y no sean de tejidos más gruesos y calurosos. Podrían provocarles fiebre o incluso algo más peligroso como es un golpe de calor. Cuando estéis expuestos a este tipo de calor, en el metro, en una habitación o situación similar quitarle ropa o incluso sacarle de la mochila y colocarle en la silla de paseo.

-Sueño: las mochilas pueden provocarles demasiado sueño, al ir constantemente en ellas. Eso quiere decir que irán constantemente tan relajados, que estarán durmiendo pequeñas siestas, lo que les puede provocar que por las noches no duerman y estén en estado de vigilia. Con lo cual, hay que tener cuidado de llevarles constantemente así.

Como os he comentado, para mi es la opción favorita, y es una de las más utilizada a la hora de portear al bebé. Su diseño ergonómico respeta la fisiología del bebé y del portador. La mayoría de modelos suelen incorporar tirantes acolchados y cinturones de seguridad con seguridad, que ayudan a distribuir el peso del bebé cómodamente entre los hombros y la cadera. Algunos también llevan soporte lumbar ajustable, que ofrece estabilidad a la espalda.

Como os he comentado son muy fáciles de usar, tienen unos sistemas para ajustar, rápidos e intuitivos, y permiten llevar al bebé hasta en cuatro posiciones:

-De cara a los padres: es la posición más recomendada para los primeros meses del bebé y hasta que ya es capaz de sujetar por sí solo la cabecita. También es la más recomendada para cuando el bebé va dormido.

-De cara a la marcha: no todos los portabebés son buenos para esta posición, el bebé nunca debe llevar las piernas colgando ya que le podría povocar displasia de cadera. Tienen que ir en posición sentada. Una mochila que me encanta y es la que he usado yo para mi hija, es de la marca Ergobaby (han sido reconocidos como productos saludables para la cadera por el Instituto Internacional de Displasia de Cadera.). tienen un compartimento frontal donde llevar al bebé sujeto por dos cinchas que se sujetan de los hombros.  Tiene dos formas de colocar al bebé frontal (que puede ser de frente a nuestro pecho, o cuando es más mayor mirando hacia adelante), detrás en la espalda (viendo lo que vemos nosotros, también a partir de los seis meses como mínimo, y que también ya sepa sentarse).

Este tipo de portabebés a la hora de seleccionarlo que  debemos tener en cuenta, es que las cinchas o las correas de sujeción sean ajustables, acolchadas para que distribuyan el peso de nuestro bebé.

También tendremos en cuenta que sean fáciles de abrochar y desabrochar, sobre todo cuando se quede dormido, el poder desabrocharnos la mochila, sin levantar a nuestro bebé es algo imprescindible para poder asegurarnos su descanso.

-Sobre la cadera: es una buena posición, si el bebé ya va pesando y todavía no quieres llevarlo en la espalda.

-En la espalda: Es una posición muy cómoda para el portador cuando el niño ya empieza a pesar en cualquiera de las otras posiciones. Es igual que si llevaras una mochila, la espalda no sufre como si lo llevaras de cara a ti.

Nunca usar la mochila portabebés como silla de seguridad en el coche. Por favor, esto que ya lo he visto más de una vez, no debéis bajo ningún concepto utilizarlo, puede tener un final fatal.

2. Portabebés de tela o pañuelos de tela: es un pañuelo, fular o banda de tela bastante larga que envuelve al bebé y se coloca al rededor del porteador, permitiendo ajustarlo en la posición deseada de forma sencilla mediante nudos.

Hay una variante del fular, la bandolera de anillas, que  se cruza por nuestro pecho y se sujeta por el hombro. Nuestros bebés pueden tumbarse o sentarse hacia afuera.

Cuando son más mayores los podemos llevar sobre nuestra cadera. Permite darles el pecho.

Deberemos elegir uno lavable y transpirable como las mochilas portabebés y con cintas acolchadas.

3. Mei tai: es un portabebés de origen oriental. 

Permite al bebé adoptar una posición natural y óptima para su desarrollo. Es muy parecida a las mochilas de tipo ergonómico, con la diferencia de que los ajustes en vez de cinchas, es a través de nudos sencillos. 

Para que os hagáis a una idea, se trata de un rectángulo de tela con cuatro bandas anchas, que se anudan sobre hombros y en la cintura. Estas bandas pueden estar acolchadas al igual que la parte superior de  del portabebés.  

Algunos modelos permiten colocar al bebé en dos posiciones delante y sobre la espalda, y algunos también permiten poner sobre cadera. Este tipo de portabebés suele estar homologado desde el nacimiento hasta los 14 kilos de peso, aproximadamente.

Si no disponéis todavía de un portabebés y necesitáis portear a vuestro bebé o por emergencia, os paso un vídeo muy interesante y cargado de ideas que encontré en youtube.

Me gustaría saber qué te ha parecido esta información. Para ello me ayudarás marcándolo en las estrellas amarillas:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando...

Leave a Comment:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar