Cultivar la curiosidad de los niños a través del juego

¿Cómo puede hacer para que mi hijo tenga curiosidad? ¿Cómo puedo hacer que le interesen los juegos? ¿Qué tipos de juegos debo fomentarle?

En fin, estas preguntas y muchas otras como éstas, me he preguntado a la hora de que mi hija, le interesase y aprendiera jugando. Mi mayor intención es que mi hija tenga pasión por aprender, y ¿qué mejor que jugando?.
Por supuesto, nuestros hijos cada vez que van creciendo van teniendo más curiosidad por aprender cualquier tipo de cosa nueva, ¿qué pasa si tiro el cuaderno al suelo? ¿qué pasa si piso un charco?... etc.

5 puntos a tener en cuenta a la hora de trabajar la curiosidad de un niño

  1. Investigarlo todo: nuestros hijos viven explorándolo e investigándolo todo, porque cada día a cada hora quieren aprender nuevas cosas y, es más, lo necesitan.
     Debemos tener paciencia (a pesar de la vida estresante que hoy en día tenemos) y cada día ir investigando con ellos nuevas cosas, animalitos, cualquier cosa que le pueda llamar la atención.
    Nunca jugaremos, por supuesto, a juegos peligrosos para ellos o les dejaremos que ellos solos lo hagan. Pero dedícale todos los días un ratito a este juego de investigación.
  2. Haz turismo: vete a los distintos museos, monumentos, cualquier cosa de tu ciudad u otra que sea interesante ir enseñándole y explicarle cada monumento o cosa que veas interesantes y que él se divierta.
    Un buen sitio es el zoo donde podrá asociar a los animales con sus característicos ruidos de cada uno.
    Así asociará su sonido con el animal que es. Un paseo por los distintos parques explicándole los árboles, plantas… en fin hay infinidad de cosas en la ciudad o pueblo donde viven que pueden aprender mucho y divertirse.
  3. Responde a todas sus dudas: ¿quién de pequeño, no le ha preguntado en el coche(por ejemplo) hasta la saciedad a su padre o madre algo?. Esto ahora es a la inversa, nuestros hijos nos preguntan todo porque tienen mucha curiosidad y necesitan saciarla. Por ello, te recomiendo que cada vez que tu hijo/a te pregunte algo le responda y le trates de razonar las cosas.
  4. Experimenta con ellos: nuestros hijos quieren ir probándolo todo, ¿qué pasa si tiro agua fuera de la bañera?, ¿qué pasa si tiro la comida al suelo?...  éstas y otras infinidades de situaciones que nuestros hijos experimentan cada día son las que debemos trabajar con ellos.
    Cuando haga una cosa que no está bien, no dejárselo hacer y explicarle lo por qué y cómo lo debería hacer. Por supuesto, como he señalado antes dentro de una seguridad para ellos.
  5. Imaginación:  déjale que cuente sus propias historias y sigue un poco el hilo.
    Los niños aprenden igual con los cuentos que ellos mismos se crean que con la vida real. Es muy importante también, fomentarles la imaginación.
    Puede inventarse cualquier historia como que es adulto y come con nosotros, y a la vez, va aprendiendo a utilizar los cubiertos y a comer debe sentarse en la mesa…etc.
    Cualquier historia que se invente, le podremos sacar una enseñanza. Mezcla todas sus invenciones para poder sacarle provecho y una enseñanza.

¿QUÉ INFLUENCIA TIENE EL JUEGO EN LOS NIÑOS?

El juego en los niños, en mi opinión, es vital. El juego tiene en nuestros hijos, una influencia en las distintas emociones, como la alegría, frustración, desafíos excitantes, logros, es decir, un sinfín de distintas emociones que cuando sean adultos experimentará; y que mejor que desde que son niños las vayan experimentando, para preparase para su edad adulta.

El juego realmente para nuestros hijos es su “trabajo”, es decir que, a través de él, aprende todo tipo de cosas y emociones, y además es básicamente lo que tiene que hacer.

Los juegos ayudan a nuestro hijos a :

  1. Conocerse:  a través de los distintos juegos llegan a conocerse. Ven que cosas pueden hacer, cuáles no, piensan en cómo hacer las cosas, hasta dónde pueden llegar o es peligroso, qué me gusta o que no… es un sinfín de sentimientos y oportunidades de conocerse ellos mismos, como personitas que son.
  2. Explorarlo todo: esto es importante porque van conociendo el mundo exterior. Lo que se van a encontrar desde que salieron de nuestro vientre, todas las oportunidades y problemas que van a tener que ir haciendo frente.
     Descubren las formas, colores, tamaños de las cosas. También exploran el por qué de las cosas; ¿si tiro al suelo algo qué pasa?, si boto una pelota hasta donde llega, en fin, a través del juego van conociendo el mundo exterior que les rodea.
  3. Interrelacionarse: cuando nuestros hijos hablan con su osito de peluche solos para explicarle que la bruja mala, hace daño a Blancanieves; están haciendo una función de cómo interrelacionarse cuando sean más adultos con otras personas y explicarles algo.
    O cuando nos lo explica a nosotros cualquier cosa que se ha imaginado por su cabecita, debemos seguirle el juego y explicarle bien las cosas. Son maneras de relacionarse a su edad.
  4. Desarrollo de los sentimientos:  no debemos temer cuando juegan, que éstos, les vayan a dañar cualquier sentimiento.Cuando son tan pequeños no tienen esa escala de valores como cuando son tan adultos de sentimientos para que les traumatice.
    Por ejemplo, si tenemos que preparar una reunión de trabajo, con papeles, o cualquier cosa, dejarles que os ayuden y participen. Los niños aprenden imitándonos. Seguro, que otro día los vemos ordenando papeles, dándonos una carpeta. Todo esto hará que vayan desarrollando sus sentimientos.
  5. Explorar: es fundamental dejarles que exploren nuevos roles, como que se imaginen que son médicos, o bailarines, etc. Van descubriendo e inventando nuevos roles.
  6. Les ayuda a reafirmarse: para ellos no es fácil (¿y para quién, sí?) el estar todo el día recibiendo órdenes de los adultos. Por ello, es bueno que ellos jueguen y tú pongas las normas y den las órdenes a sus peluches, sus muñecos de playmobil,.etc; se reafirmarán ellos mismos y les dará seguridad en sí mismos.
  7. Idiomas: un tema que hoy en día, nos preocupa mucho, es que nuestros hijos aprendan varios idiomas, y sobre todo y primordial, que aprendan el materno perfectamente. A través de los juegos es más fácil que aprendan los colores, los tamaños y las cosas, incluso en distintos idiomas.
  8. Habilidades motoras: cuando nuestros hijos están jugando, están saltando; lo primero, que están haciendo es quemar toda su energía tan inagotable que tienen , pero al a vez, están desarrollando y mejorando todas sus habilidades motoras. Además, mejoran su coordinación, fortalecen los huesos y músculos.
  9. También a través del juego desarrollan sus habilidades con las manos, la vista; en definitiva, van desarrollándose todo su cuerpecito.

9 pautas o consejos que he llevado a la hora de que mi hija juegue con los demás niños.

La verdad es que normalmente cuando hay niños, es muy fácil que jueguen entre ellos , rápidamente se pongan a jugar juntos.

  1. No sea excesivo el tiempo que juegue con los demás niños.
     Generalmente los niños (como mi hija) que van a la guardería, están muy adaptados a jugar con otros niños y a realizar actividades conjuntas.
     No obstante, cuando tienen de un año a dos, tampoco conviene que todos los días jueguen después fuera de la guardería con más niños (los podríamos saturar); a esta edad con una o dos veces por semana puede ser más que suficiente.
    ¿Cómo saber si nuestros hijo está cansado de jugar con los demás niños o son sesiones de juego muy largas?. Él mismo nos lo dirá, se sentirá cansado, irritado, excesivamente pegón, con lo cual, este será el indicativo de que no quiere jugar más.
  2. De todas formas, no hay una norma estricta: hay niños más sociables y otros menos, unos que les gusta jugar sólo con nosotros, otros que les gusta jugar con muchos niños.
  3. Evita sitios con gran afluencia de personas. Si generalmente para los niños es un reto estar con uno o dos niños,si los llevamos a sitios con muchos niños este desafío podrá acabar con un llanto, agresividad, miedos,..... en fin, mejor evita las aglomeraciones.
  4. Organiza las horas de juego. Con esto quiero decir que te organices a las horas que están más activos, y que necesitan juegos, desafíos y “gastar” energía.
    Por ejemplo, antes de comer sería buena hora para ir al parque y que jugase, para luego que coma y se duerma la siesta. Si organizamos los juegos justo cuando tiene que dormir o está muy cansado. Primero, no querrá jugar y segundo, estará irritable, pegón.
  5. Supervisa siempre. Aunque el juego entre dos niños al principio puede ser muy divertido y ameno para los dos, e incluso para nosotros verlos, hay que estar preparados para cuando uno de los dos se suba encima del otro o empiecen a discutir por un juguete.
    Distráele con otro juguete u otra actividad con el fin de evitar ese conflicto.
  6. No obligues a tu hijo a jugar con otros niños. Nuestro hijo, como nosotros mismos, tenemos un carácter diferente y a veces no quieren jugar con otros niños, bien porque en ese momento no quieren, o bien porque son tímidos. No le fuerces a jugar con otros niños, él mismo cuando quiera jugar con otros niños lo hará.
  7. Sé realista. No quieras que, a cada juego, desarrollen una actividad que nosotros queramos que haga, a esa edad cada rato que esté jugando o esté tranquilo está desarrollando distintas funciones. No quieras que a cada momento haga lo que tú quieras, déjale jugar, ellos van aprendiendo solos.
  8. Ten siempre a mano un tentempié. Deberías tener siempre preparado algo de comer, y claro, también para su amiguito/a (sabiendo que es alérgico o no a que alimentos). Puede ser que a mitad del juego les entré hambre y no quieran jugar, se encuentren irritables.
    Por eso lo mejor, es tener algo que les calme el hambre.
  9. Conflictos. Inevitablemente, a veces entre los niños sufren “conflictos” como a la hora de compartir un juguete o cualquier otra cosa. Dales el juguete o cualquier cosa que causa el conflicto un tiempo a cada uno. Jugando a que cada 5 minutos (por ejemplo) se lo tienen que cambiar. Así, fomentarás que sepan compartir y a la vez sean pacientes.

Espero que con esta serie de pautas y consejos os ayuden a la hora de que vuestros hijos/as jueguen y compartan con otros “amiguitos”.

Leave a Comment:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar