Consejos interesantes a la hora de acostar al bebé

¿Cuál es la mejor posición para que duerma nuestro bebé?

Hoy en día, las madres y padres tenemos más conocimientos que nuestros padres sobre la salud, y cómo debe dormir nuestros hijos, pero sigue habiendo mucha controversia con la muerte súbita o SMSL.

Después de consultar con muchos especialistas la mejor forma para que nuestros hijos duerman, se ha llegado a que la mejor forma  es boca arriba porque evita en un 99% de opciones la SMSL.
En la época de nuestros padres les recomendaban que durmiéramos boca abajo porque se tenía la creencia que si los bebés expulsaban leche materna o artificial no se ahogarían. En cambio o en día los estudios han demostrado todo lo contrario.
Los estudios actuales demuestran que los bebés que duermen boca arriba tienen menos fiebre, menos problemas nasales y menos infecciones de oído, y se ha demostrado que no tienen mayor riesgo de asfixia por regurgitar o devolver leche materna o artificial mientras duermen.

Lo más práctico y más seguro es acostumbrarles desde pequeño a dormir boca arriba (si es verdad que muchos prefieren boca abajo y no debería pasar nada, pero lo mejor es intentar que duerman boca arriba).
Mi consejo que yo hice con mi hija, fue ponerle un arrullo grande encima del pijamita y acostarla boca arriba, esto evita que se pueda dar la vuelta y dormir boca abajo  (el arrullo al tener una longitud y un peso; a nuestros bebés no les resulta nada fácil el darse la vuelta). >
También de esta manera evitamos el que se despierten frecuentemente.

Otro consejo que os doy es practicar con nuestro bebé el jugar con ellos boca abajo, para que ejerciten los músculos del cuello y espalda (obviamente, siempre bajo nuestra supervisión), pero siempre que duerman deben dormir boca arriba, nos evitará muchos disgustos.

7 consejos para acostar al bebé dormido

¿A quién no le ha pasado que después de horas intentando dormir a nuestro bebé, que parece que nunca se va a dormir,llora porque quiere dormir pero no se termina de dormir….  Y finalmente se duerme? ¿Y ahora cómo lo pasó de la mecedora a la cuna sin que se levante?
Esto es lo más normal del mundo desde que existen los principios de la humanidad. 

Mi recomendación inicial es esperar unos 15 minutos desde que se ha quedado dormido para llevarlo a la cuna, después os dejo estos 7 consejos:

  1. Tener una lamparita o luz tenue que os permite ver y no chocaros con la cuna, y todas las cosas que pueda haber en la habitación.
  2. Cantarle para acunarle. Yo solía y suelo cantarle a mi hija una nana (canto fatal, pero hasta hoy no se ha quejado..jejeje). les hará tranquilizarse y si al dejarla en la cuna se mueve seguir cantándoles un poco más de tiempo
  3. Colchón alto. Es recomendable que pongamos el colchón en la posición más alto de la cuna;,porque a la hora de dejarla en la cuna habrá menos distancia y la podremos dejar tumbada/o sin tener que dejarles caer.Lo cual podría levantarles.
  4. Habitación cercana. A la hora de que se duerman intentar en la medida de lo posible que sea lo más cerca de su habitación, con el fin de evitar que se despierte en un trayecto “largo” hasta su habitación.
  5. Contacto. Debemos tener un contacto constante con nuestros hijos para que se encuentren cómodos y a la vez les transmitamos tranquilidad. Mi recomendación es irles acunando hasta la misma cuna, y una vez allí acostarlos dejando primero la espalda y el culito, y por último la cabezita suavemente.
  6. Asiento cómodo para ellos y para vosotras/os cogerles. Tienen que dormir en una hamaca, colchón donde podamos cogerles fácilmente , con el fin de no levantarles.
  7. Que duerman en el lado correcto de nuestro cuerpo. En el cual podremos “maniobrarles” con mayor facilidad y acostarles.

¿Cuándo pasar a nuestro bebé de la cuna a la cama?

Esta decisión dependerá mucho de la edad , de su talla, del desarrollo  y si le vemos que quiere trepar de la cuna.. o incluso si viene un hermanito/a. También puede depender de nosotros si el bebé está a gusto en la cuna y lo queremos tener al lado nuestro, estará bien.
Según los pediatras las normas son cuando nuestro bebé mide 90 cm o más de alto, o cuando puede trepar por sí sólo de la cuna (o lo ha intentado y casi tiene éxito).
Entonces es cuando está preparado para salir de la cuna y pasar a la cama. A veces puede ser que no mida esta longitud y se sienta más cómodo/a en una cama, mientras que otras veces es al revés mida más de 90 cm y se sienta a gusto en la cuna.

Cuando esté de “camino” otro bebé, y a veces nuestro hijo mayor no lo sea realmente tanto, podemos para que no sea un cambio tan radical para él, ponerle en una cuna convertible a cama,y poco a poco cambiarle a la cama, así el cambio será menor y no se sentirá desplazado , ni tendrá celos.

Los beneficios del masaje infantil

Es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestros hijos, el darles masajes: primero, porque les estimularemos físicamente, y segundo, porque seguiremos creando el vínculo afectivo con ellos.

Los masajes se ha demostrado según los expertos, que en los niños prematuros experimentan avances significativos: crecen más deprisa, respiran mejor, están más atentos y duermen mejor.
Pero si es cierto también, que los masajes benefician tanto a bebés prematuros como a cualquier bebé y niño, por eso os recomiendo que les deis masajes.
Yo, personalmente lo suelo hacer con una crema corporal o aceite corporal después del baño antes de vestir a mi hija (y creerme que lo agradece).

Los beneficios de los masajes van más allá de reforzar los vínculos entre madres/padres con nuestros hijos, sino que además  que pueden reforzar el sistema inmunológico, mejoran o alivian los cólicos, mejoran las pautas y rutinas de sueño, mejoran el desarrollo de la musculatura, alivian los dolores de la dentición, disminuyen el estrés, estimulan los sistemas circulatorio y respiratorio….
En fin , aparte de estos beneficios nosotros también obtenemos beneficios al darles masajes como el relajarnos, e incluso según los expertos rebajar los síntomas de depresión post parto.

6 consejos para dar un masaje a un bebé

Os quiero señalar 6 consejos para dar un masaje a vuestro bebé, que he utilizado personalmente, y a me han ido muy bien con mi hija.

  1. Elegir  la hora adecuada para el bebé. Es importante elegir la hora en que nuestro hijo/a está más tranquilo. Si está nervioso, hambriento no le servirá de nada, quizás le pongamos más nervioso. Yo se los suelo dar después de bañarla, que es cuando está más relajada y ha disfrutado del baño.
  2. Ambiente relajado. Tenemos que darles el masaje en una habitación  que esté con un clima relajado, sin ruidos, con una temperatura agradable sobre los 23-24ºC (tener en cuenta que estará desnudo).
    Utilizar una luz tenue, podemos ponerle música relajante. Debemos ponerle a nuestro bebé entre nuestro brazos o entre nuestras piernas, o en la cama sobre una toalla , siempre que estemos atentos  a ellos y se encuentren a gusto.
  3. Elige una hora relajante o adecuada para ti. Aunque generalmente nos tenemos que amoldar casi al 100% a nuestros bebés, es bueno que escojas una hora que te sea más fácil estar relajado. Te recomiendo que apagues el móvil, descuelga el teléfono y pon música relajante.Te ayudará
  4. Utiliza cremas hidrantes o aceite corporal para los masajes preferiblemente. Puedes darle masajes sin aceites o cremas, pero sinceramente, creo que se los darás mejor con cremas o aceites.
    Calienta la crema o aceite con tus propias manos antes de aplicárselo para que no note frío.
  5. Utiliza diferentes técnicas. Generalmente los bebés no les gustan que les hagamos cosquillas, si no que les toquemos con suavidad. Os dejo una serie de maneras para masajearles:
  • Pon una mano a cada lado de la cabeza del bebé y mantenlas unos segundos. Posteriormente, acaricia la cara a ambos lados, continuando alrededor de la cara hacia abajo por todo su cuerpo hasta los pies.
  • Haz círculos en la cabeza del bebé con los dedos. En la frente , suavemente  con nuestras manos desde el centro de la frente hacia afuera le daremos un pequeño masaje , como si le estuviéramos alisando las arrugitas.
  • Masajea la barriguita del bebé de arriba abajo con el exterior de la mano alternativamente  circularmente. Más tarde, con los dedos de la mano, haz pequeños masajitos.
  • Girar al bebé boca abajo y darle masaje en la espalda de un lado a otro, y luego de abajo a arriba.

Os recomiendo que mientras realicéis los masajes pongáis música relajante, y le habléis bajito. Deberemos tener siempre un a mano en contacto con nuestro bebé para que se tranquilice.

  1. Ten en cuenta cómo reacciona a estos masajes tu bebé. Siempre toma nota de cuando se los das y cómo reacciona. Ellos nos dirán si están a gusto o no.

Aquí os dejo un vídeo de cómo dar masajes a nuestros bebés.


Leave a Comment:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar